La formación de las auroras polares

Formación de las auroras polaresEl 99% del universo conocido está constituido por plasma eléctrico en estado inactivo, frío, en reposo. Sin embargo, en ciertas localizaciones, se forman inconmensurables flujos de carga eléctrica y enormes campos magnéticos que los confinan (“Corrientes de Birkeland”). Dicha actividad electromagnética es la responsable primordial tanto de la condensación como de la redistribución de la materia para formar galaxias, estrellas y planetas a través de fuerzas electromagnéticas (ver la sección “El plasma eléctrico. La maquinaria de la creación“).

Nuestro Sol, como cualquier estrella del firmamento, es una gigantesca esfera de plasma eléctrico, tal como postula la Hipótesis del Sol Eléctrico. El enorme campo eléctrico al que están sometidas sus partículas e iones cargados eléctricamente, provoca que estas (protones principalmente) salgan expulsadas radialmente y de manera continua hacia el exterior, a enormes velocidades (unos 400 km/s). Dichas particulas del viento solar llegan a la Tierra de forma habitual, siendo deflectadas por nuestra magnetosfera (líneas de campo magnético que rodean la Tierra), protegiéndonos de ellas.

Las tormentas solares

Si embargo, el Sol posee una fuerza electromagnética descomunal, que escapa a nuestra imaginación. En ocasiones, potentísimos campos magnéticos (líneas magnéticas muy próximas unas a otras) atraviesan la corona solar a través de las manchas solares. Cuando estas líneas magnéticas forman un bucle, en ocasiones este puede estirarse, sus líneas magnéticas se aproximan cada vez más por el estrechamiento del bucle y se produce en ocasiones un evento explosivo increíblemente energético: la reconexión magnética. Como consecuencia de ella, miles de millones de toneladas de plasma eléctrico salen expulsadas del Sol a una increíble velocidad, pudiendo llegar a 8.000.000 km/h. Se acaba de producir una tormenta solar.

Si casualmente esta expulsión de masa coronal (CME), que no es sino plasma eléctrico, está orientada hacia la Tierra, entonces llegará a nosotros al cabo de aproximadamente 18 horas. Lo que ocurre a continuación, se puede observar en el siguiente video, en el minuto 3:00.

Formación de las auroras

El plasma expulsado en línea recta hacia nosotros, choca contra el primer escudo defensivo (magnetosfera) de nuestro planeta en su cara enfrentada al Sol. Es tan potente el campo magnético que choca con la Tierra, que nuestras líneas de campo son curvadas hacia atrás. Sin embargo muchas de las partículas cargadas son deflectadas y terminan incidiendo en los polos norte y sur. Es la aurora diurna.

Nuestras líneas defensivas magnéticas siguen curvándose hacia atrás, empujadas por la enorme y potente masa de plasma eléctrico solar. Tanto se curvan que se juntan tanto que el campo magnético “se rompe”, produciéndose otra vez una enormemente explosiva reconexión magnética, que provoca que las partículas cargadas del plasma solar retrocedan y se deflecten hacia los polos norte y sur. Es la aurora nocturna.

Para saber más sobre la física de las auroras polares, por qué son como son, por qué lucen y por qué tienen estos colores, te recomiendo mi entrada “Auroras Polares. El gran fenómeno eléctrico de la Tierra

Pero disfrutemos ya del video…

 

4 pensamientos en “La formación de las auroras polares

  1. David

    Adolfo, muy interesante el artículo.

    Una pregunta: si el sol es un conjunto de plasma “muy activo”, con una determinada masa… cada vez que expulsa plasma, creando una tormenta solar ¿la masa del sol disminuye? ¿O absorve más plasma inactivo y lo vuelve activo?

    Muchas gracias!

    1. Adolfo Arto Autor de la entrada

      Gran pregunta, David, gracias por ella. Los cúmulos de galaxias, las galaxias, las estrellas, y los planetas, todos ellos están interconectados por canales gigantescos de flujo de carga eléctrica. Imagina la red eléctrica de una ciudad, en la cual están interconectadas todas las farolas cada cierta distancia. Esas farolas podrían ser las estrellas. O si quieres, una red neuronal. Así lo puedes visualizar mejor, salvando la distancias. Sobre tu pregunta, el Sol es una esfera de plasma tan gigantesca que lo que expulsa en las tormentas solares o en su propio viento solar es “nada” comparado con su masa. Según el modelo de Universo Eléctrico (y de Sol Eléctrico), el Sol se realimenta pues forma parte de esa red eléctrica general. Pero las estrellas mueren, todos lo sabemos. Ese proceso de la muerte de una estrella está bien explicado (se consume) desde el modelo gravitatorio. Dice que como su combustible se consume, no genera más energía hacia afuera y entonces se colapsa hacia adentro por su propia masa. Quizás haya cierta compatibilidad entre ambos modelos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *