La formación de las auroras polares

Formación de las auroras polaresEl 99% del universo conocido está constituido por plasma eléctrico en estado inactivo, frío, en reposo. Sin embargo, en ciertas localizaciones, se forman inconmensurables flujos de carga eléctrica y enormes campos magnéticos que los confinan (“Corrientes de Birkeland”). Dicha actividad electromagnética es la responsable primordial tanto de la condensación como de la redistribución de la materia para formar galaxias, estrellas y planetas a través de fuerzas electromagnéticas (ver la sección “El plasma eléctrico. La maquinaria de la creación“).

Nuestro Sol, como cualquier estrella del firmamento, es una gigantesca esfera de plasma eléctrico, tal como postula la Hipótesis del Sol Eléctrico. El enorme campo eléctrico al que están sometidas sus partículas e iones cargados eléctricamente, provoca que estas (protones principalmente) salgan expulsadas radialmente y de manera continua hacia el exterior, a enormes velocidades (unos 400 km/s). Dichas particulas del viento solar llegan a la Tierra de forma habitual, siendo deflectadas por nuestra magnetosfera (líneas de campo magnético que rodean la Tierra), protegiéndonos de ellas.

Leer más…La formación de las auroras polares

Misión MMS de la NASA. La reconexión magnética en el plasma

sondas-MMSLa Misión MMS (Magnetospheric MultiScale) de la NASA se propone investigar la manera en la que los campos magnéticos de la Tierra y del Sol se conectan y desconectan entre sí, transfiriéndose energía de forma explosiva en un importante proceso que tiene lugar en el Sol, en otros planetas y en cualquier lugar del Universo y que es conocido como “reconexión magnética”. La misión MMS utilizará la magnotesfera de la Tierra como un auténtico laboratorio para estudiar la microfísica de los tres procesos fundamentales del plasma eléctrico:

  1. Reconexión magnética
  2. Aceleración de partículas energéticas
  3. Turbulencia

Estos procesos tienen lugar en cualquier sistema astrofísico de plasma, si bien pueden ser estudiados in situ solamente en nuestro Sistema Solar y, de manera más eficiente, en la magnetosfera de la Tierra, en la que controlan la dinámica del entorno geoespacial y juegan un papel importante en el proceso conocido como el “clima espacial”, que afecta a nuestros modernos sistemas tecnológicos como redes de telecomunicaciones, navegación GPS y redes eléctricas.

Leer más…Misión MMS de la NASA. La reconexión magnética en el plasma

Translate to...